Home > Noticies > Cróniques > El Cadete “B” consolida el liderato tras un sensacional partido en Sant Vicenç dels Horts
El Cadete “B” consolida el liderato tras un sensacional partido en Sant Vicenç dels Horts

El Cadete “B” consolida el liderato tras un sensacional partido en Sant Vicenç dels Horts

 Sant Vicenç dels Horts 1-2 Cadet “B”

El Cadet B vence a domicilio a un rocoso Sant Vicenç dels Horts tras un espectacular partido y se afianza en el liderato al finalizar la primera vuelta.

El equipo saltó al terreno de juego sabiendo lo que se jugaba. El Sant Vicenç había perdido la imbatibilidad en la jornada anterior y esperaba resarcirse ante el Espluguenc. Por su parte, los azules aspiraban a derrotar a uno de los principales aspirantes al título, que hasta ahora no había cedido ni un solo punto en casa.

El partido se inició como se esperaba. Los locales presionaban cuando los nuestros salían desde su defensa y jugaban básicamente mediante balones largos a sus peligrosos delanteros. El Espluguenc se agarraba al campo, e imprimía una alta velocidad al balón. Poco a poco los nuestros se zafaron de la presión, a pesar de la dureza de las marcas, y empezaron a asediar el área local con mayor convicción.

Cuando mejor jugaba el Cadete, llegó el gol local, fruto de una jugada desgraciada que Iker no pudo atajar. El tanto no amilanó sin embargo a los azules que, conscientes de su mayor calidad técnica, respondieron con rapidez. Edu, que no da nunca una pelota por perdida, pelea un balón, supera al defensa y pone un sensacional pase atrás para que Alex, tras un regate marca de la casa, fusile al portero local. El gol visitante descentró completamente al cuadro local. Sus jugadores se emplearon con excesiva dureza. Baste decir que cosecharon hasta siete tarjetas amarillas a lo largo del encuentro.

Tras el descanso, el Sant Vicenç adelantó sus líneas, con más ímpetu que acierto. Era la ocasión que esperaban los nuestros. El rival presionaba pero nuestra defensa se mostraba intratable. Los locales dejaban más espacios a su espalda y Alex, Pau, y después Ballester, encontraban zonas libres y líneas de pase. El Espluguenc generaba ocasiones, y el peligro rondaba la portería local. Finalmente Pau, en dos regates mágicos se planta ante el portero y lo supera con un chut colocado. Entusiasmo desbordado entre los jugadores y la grada azulona. El equipo, siempre intenso, había hecho méritos más que suficientes y el resultado podría haber sido incluso más abultado de lo que mostraba el luminoso.

.El Espluguenc supo controlar el arreón de los locales en los minutos finales y el marcador no se movió hasta el silbato definitivo del colegiado. Cabe decir que el árbitro estuvo acertado, y sancionó la dureza del Sant Vicenç sin miedo, a pesar de la presión de la afición y del cuadro local.

El equipo regresa al Salt del Pi con tres puntos de oro y una trayectoria impresionante: campeones imbatidos en la primera vuelta, 37 de 39 puntos posibles y un sensacional espíritu de equipo, listo para afrontar los retos que nos esperan en la definitiva segunda vuelta.
Som Blaus! Som l’Espluguenc!

(Crónica de Raimon Guillot)