Notícies
Home > Noticies > Cróniques > PREBENJAMIN C, LO IMPORTANTE DEL PARTIDO NO FUE EL RESULTADO
PREBENJAMIN C, LO IMPORTANTE DEL PARTIDO NO FUE EL RESULTADO

PREBENJAMIN C, LO IMPORTANTE DEL PARTIDO NO FUE EL RESULTADO

CFA Espluguenc  1-1 U.D. Viladecans

Un partido sin mucha historia. Lo que a priori parecía que los tres puntos nos los íbamos a llevar de vacaciones, nuestros peques del Prebenjamín C no fueron capaces de rentabilizar el gol de Héctor, de penalti en el primer cuarto, al colista del grupo U.D. Viladecans, que con, no poca incertidumbre, Jan logró dejar el partido en tablas.  Felicitamos por su empate al U.D. Viladecans D en nuestro terreno de juego y deseamos que tenga suerte en el futuro.

Pero hoy no deseo hablar de fútbol, bueno sí, parte del él, el que no vemos cuando salen nuestros equipos al campo y nos devuelven los aplausos a la grada. Nos hemos hecho alguna vez la pregunta a quiénes aplaudimos de verdad y de quién nos olvidamos, pues si, de los árbitros, esas personas a las cuales dejamos totalmente aparte, esas persones que atan las botas, que paran el juego porque un jugador está en el suelo, que digo jugador, no !!!, son vuestros hijos.

Ayer, por circunstancias me encontraba en la entrada de vestuarios intentando echar una mano, cuando una persona apenas una adolescente con una carpeta en la mano se dirigió a mi presentándose como la árbitra de los Prebenjamines y preguntando por el Delegado. Le dí los buenos días, mi bienvenida al campo y presentarle a nuestro Delegado. Al entregar las fichas se dirigió al entrenador y a mi y nos dijo: “Quería comunicaros que soy nueva, que estoy aprendiendo y si tengo algún error por favor corregirme”, me pareció de una honestidad increíble, le dimos la mano y personalmente le desee mucha suerte no sólo en el partido sino también en su futuro.

Si, es verdad, tuvo errores, y me pregunto, y ¿quién no los tiene? Tengo tres hijos, 17, 15 y 14, y personalmente debo confesar que yo si levanto la mano, y todos los días, porque cuando no me acuerdo les trato como si tuviéramos todos los cincuenta y muchos y es un error pensar que ellos puedan ponerse en tu lugar.

La colegiada tiene apenas dieciséis, tiene ganas de arbitrar, tiene ganas de aprender, y a veces no nos acordamos que esa persona y con esa edad, si se la increpa conseguimos el cóctel perfecto, QUE AÚN SE EQUIVOQUE MÁS.

Colectivo arbitral, Sra. Colegiada, Sra. Árbitra, Laia; ojalá Laia que tu sueño se cumpla y podamos verte arbitrar una final de Champions o una final de la Copa del Mundo.

Laia, te lo dije ayer y lo vuelvo a reiterar hoy, ojalá tengas mucha suerte ¡¡¡. Yo seguiré aplaudiéndoos.

Juan Carlos Laborda

La